5 mar. 2013

CamiNando Hacia el 8 de Marzo…HueLe a FemiNisMo I

                                                                          (publicado en Facebook el 07 de marzo de 2011)

Este año el día de la Mujer, el 8 de marzo, me tiene un olor especial, un sabor diferente. En otros espacios, en próximos días, habrá palabras más reivindicativas, de lucha,  palabras que hablaran de fuerza, de militancia; palabras que hablaran de clase y de género, palabras de amor y solidaridad…

Pero este espacio lo voy a dedicar ahora ha hablar de momentos, de sentimientos de llantos, de alegrías, de cuidados, de amor, de sacrificios, de dedicación, de mujeres, de madres…
Todas las madres son mujeres, no todas las mujeres son madres, pero lo que si esta claro es que todas y todos hemos contado en un momento dado con el apoyo incondicional y sacrificado de una mujer, madre, abuela, hermana, tía o amiga…pero sea lo que sea se la ha querido y ha actuado con un papel, con un rol: Madre.
Quiero reivindicar ese papel, esa manera de sacarnos delante, de luchar y trabajar, de sacrificar y amar sin decir nada, en silencio. En muchas, muchas ocasiones se ha renegado de ese papel en aras del feminismo, mentira. Feminismo, feminizarnos es convertirnos, compartirnos, crearnos, actuar y ser en igualdad, con dureza y con sensibilidad con el poder y con el amor feminismo es reivindicar que ellos también pueden amar y sentir al igual que nosotras decidir y luchar… Por eso la importancia el reconocimiento en este año a la Madre y porque sí, simplemente porque se lo merecen.

Primero la mía, por supuesto, luego las Madres de las personas que conozco, que han influido sus vidas, y de soslayo en la mía (aunque no las conozca), porque ellas han construido grandes personas.

Después y con igual fuerza las Madres del mundo, las que sufren el golpe, las que migran para cuidar a los hijos de otras, las que luchan en el mundo masculinizado y machista para el futuro de sus hijas, las que pierden la memoria por la edad, las que tienen memoria pero no las escuchamos, las que cocinan y las que no, las que planchan las que nos enseñaron a tejer y a coser botones las que nunca trabajaron en la Electra, nosotras tampoco lo hacemos, las que dicen te quiero con 60 años y las que no lo dicen nunca auque lo sienten.

Las madres de las que aprendimos a cocinar y fregar, de las que aprendimos a ser mujeres cuando llego el momento, de las que renegamos en la adolescencia y a las que volvimos en la madurez, a las que llamamos para poner el horno, a las que echamos de menos con un simple catarro, a las que cuidaremos con devoción cuando haga falta, a las que las decimos que las queremos, aunque no lo suficiente, con las que lloramos y con las que reímos. Las que nos enseñaron a ser brujas y a no soñar con ser princesas, las que construyeron nuestra independencia a fuerza de sacrificio...

A las Madres del mundo este marzo un beso muy fuerte de alguien que es hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario