27 mar. 2015

EcLipse



A las 10:08 exactamente levantó la vista del teclado y miró por la ventana, casi por instinto, a la hora exacta en que habían dicho en alguna parte, estaba pendiente del eclipse, del momento de oscuridad en medio de la claridad. No tenía gafas especiales, ni cristales oscuros así que no alzo la mirada al cielo; asomada a la ventana de una calle sin nombre y con mucho ruido miró hacia abajo, miró para ver como la oscuridad se cernía sobre las gentes, que habían parado sus pasos para mirar hacia arriba. Casi, como por un hechizo, la ciudad se había parado para observar el curioso fenómeno, brujerías y otras supersticiones parecidas hace siglos que han sido desterradas del imaginario colectivo y sin embargo allí estaban: adultos, niños, ancianos, pobres, ricos, manifestantes, burgueses, estudiantes, policías, perros y gatos; parados, mirando a un cielo que no se cae, haciéndose cómplices de la oscuridad en un día cualquiera, de un año cualquiera, porque en realidad ya da igual.

Miraba aquellas caras emocionadas con el momento, aquellos corazones de ambición, miedo, egoísmo y envidia; corazones de poder, codicia y odio. Exaltada la oscuridad en todos ellos, sin importar la forma de la carcasa, corazones iluminados por la profunda oscuridad durante apenas una hora mostrando su naturaleza. Después empezarán a caminar de nuevo y la luz del sol sobre sus ropas de colores eclipsarán lo que llevan dentro, hasta…

Observó desde su ventana durante ese tiempo a la oscuridad y sintió miedo… y sintió esperanza…

No hay comentarios:

Publicar un comentario