30 sept. 2012

doMingO

Tarde de domingo, descanso tras los cristales. Tras los primeros estornudos del otoño. Tras los primeros sorbos de vino, tras una noche de buena música en directo, tras una semana de duro trabajo, tras la lluvia, tras la luna llena. Tarde de un domingo como otro cualquiera, un domingo.
Paseo en la mañana, comida familiar, tarde de nada, nada que desear. Ducharse, dejar fluir por el desagüe el dolor de pies, el dolor del corazón de la noche anterior. Toalla alrededor, pelo húmedo sobre el hombro, gato que te da calor. Y para terminar algo que cenar, algo que leer, algo que ver y de nuevo a empezar. Tarde de domingo, ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario